Entrevista a Jaime Garcés, desmitificando al amo.

Conocí a Jaime por un colega en común y empecé a cotillear pensando : “Venga va este es otro que cobra por tratar mal a los tíos” (momento prejuicio) poco a poco fui viendo sus publicaciones y vi su web, y me fui dando cuenta de las múltiples prácticas que ofrecía, al mirar esto le hable en privado y les traigo en exclusiva un amo al desnudo. 

UA: Jaime comentale a mis lectores, en qué consiste ser un amo? 

JG: Ser un amo, quizás si es eso que has comentado “tratar mal a los tíos”. Ser un Amo para alguien, es ser su protector, el ser que investiga dentro de su ser y saca lo mejor de él, aquel que como Teseo se adentra en el laberinto y busca los miedos y los límites. Es una mezcla de amigo, padre, amante y entrenador con disciplina.

UA: ¿Por qué amo y no sumiso? 

JG: Hay una posición intermedia que es ser swich. Una figura que se debería valorar más. Pienso que todo Amo debe pasar al menos algunas sesiones siendo sumiso, y todo sumiso siendo Amo. Esto despierta una energía dentro de cada uno, y debe valorar con cual de los dos se siente mejor, o si es con los dos roles.

UA: Tengo entendido que tienes dos sumisos, pareja y además de eso tu trabajo cotidiano, como haces para sobrellevarlo todo?

JG: Para mi el BDSM forma parte de mi vida cotidiana. Y como tal lo tengo que incorporar. De hecho siempre que he tenido pareja, ha sabido de ese otro lado, y ha tenido que aceptar que exista si quería tener una relación conmigo. Lo que ha supuesto a veces tener que renunciar a relaciones. Igual que sacas tiempo para estar con una pareja, tienes que sacar tiempo para estar con tus sumisos. Para mi no son un “follamigo”.

UA: ¿Y entonces qué son?

JG: Están al mismo nivel que una pareja. Son aquellos que se abandonan en mis manos, y por lo tanto tengo una responsabilidad para con ellos. Que es directamente proporcional a su abandono en mi.

UA: ¿Que te trajo al mundo de la dominación?

JG: Desde pequeño, cuando uno genera sus primeros impulsos sexuales, en mi nacieron impulsos bedesemeros. Disfrutaba leyendo a Sade, y proponiéndolo en las clases como obras literarias. De hecho mi primer sumiso, que me enseñó lo que era el BDSM lo tuve a los 16, me acuerdo que todo aquello me fascinaba, por fin había encontrado un mundo con reglas para domar ese caballo salvaje que tenía dentro.

UA: ¿Es más fácil dominar a chicos que a chicas?

JG: Sin duda chicos. Por eso dicen que hay menos dominantes que dominas (hablo del mundo heterosexual). Pero es delicioso tener a una mujer en tus manos. Se mueve una energía especial.


UA: ¿Que sientes por tus sumisos y cuál es vuestra relación fuera de la práctica?

JG: ¿La práctica?, si una persona se convierte en mi sumiso, no es una práctica sino que lo viva como su forma de relacionarse conmigo. La penetración es una práctica, pero cuando se da en un entorno amoroso de pareja, hay una sensación muy diferente, pues sucede lo mismo en esto. Me da igual cómo se relaciona con el mundo (y yo le ayudaré en lo que pueda para que ascienda en todos sus niveles), pero conmigo debe saber que su lugar está a mis pies, como un perro. ¿Y a un perro se le trata mal?… dicen que es el mejor amigo del hombre. Y hablando de sentir… es una mezcla entre pasión, amor, deseo, necesidad, lo que siento por ellos.

UA: ¿Realmente eres tú quien tiene el poder o son ellos los que lo tienen?

JG: Depende en qué momento, hay muchos tipos de sumisos y muchos tipos de Amos. Desde luego un sumiso que está conmigo en relación, soy yo el que tengo el mango. Si bien es cierto, el me ha dicho cuales son sus límites. Pero si es mio, ya me encargaré poco a poco de ir domando para que su meta sea “satisfacer al Amo” y que eso sea su placer, más que buscar satisfacerse a si mismo. Es un ying y un yang, o dos polos de un imán.

UA: ¿Crees que en la práctica de la dominación y BDSM existen orientaciones sexuales?

JG: Sí y no. Para mi la orientación sexual no es importante, al igual que el físico, me importa más la actitud y la entrega que lo otro que es meramente “externo”. No obstante el BDSM gay es muy diferente (códigos, protocolos, formas de actuar), que el BDSM hetero, e incluso diferente el BDSM trans. Al igual que hay un tipo diferente de BDSM en cada país y diría incluso que en cada región de España. Y luego no es lo mismo un BDSM de tipo extremo, que con furrys, médical, dogtraining, sensual, cada uno de esos es uno de los múltiples subtipo diferentes que hay. Por eso hay algunos que a algunas prácticas las llaman Kink, que es una especie de

_MG_8470 (Copiar) cajón de sastre para las prácticas y roles, que se salen de los protocolos clásicos del BDSM. Y luego están los fetiches… es todo un universo.

UA: Me resulta raro hablar con un Amo y que me hable de energías y psicología ¿como lo integras?

JG: Bueno cada uno quizás lo vea de forma diferente. Hace poco fui con Gahn a un taller en Londres donde mezclaban Tantra y BDSM, manejando como nexo de unión la energía sexual, como forma de trabajo interior. Ahí me encontré con algunos tipos “inusuales” como yo. Hablar del subespace (una especie de éxtasis conseguido a través de algunas prácticas) es común pero allí por primera vez escuché hablar de mi teoría que yo llamaba Amospace, y que ellos llaman topspace, y que aquí en España me negaban que existiera. Y me consta que por ejemplo, también les ha encantado mis artículos comparando el comportamiento de diversos animales con el BDSM. En España soy una rara avis.

Está claro que usó prácticas como el bondage, lamer botas, sexo “guarro”, entre otras prácticas… siempre respetando los límites e intensidades de cada uno. Pero mi bagaje personal y profesional me permite aplicar al BDSM otras herramientas. Por eso mis sesiones, no son solo “sesiones”, sino que se realiza un trabajo interior. Profundizando más en aquellos que quieren hacer coach o terapia con BDSM. Y teniendo un BDSM más convencional con aquellos que solo desean “tener experiencias”.

UA: Por último dales una sugerencia a todo aquellos que quieren ser sumisos o amos pero que realmente no han dado el paso!

JG: Tengo un artículo sobre los primeros pasos en mi blog (PRIMEROS PASOS) , sobre como cuando uno quiere subir a una montaña debe dar ese primer paso. Pero antes debe haberse comprado unas botas buenas, llevado alimentos suficientes, es decir preparado. Para el BDSM igual, hay que prepararse y eso puede hacerse leyendo en Internet (blogs, webs, foros), acudiendo a fiestas para conocer gente, o acudiendo a profesionales que les podamos guiar y resolver dudas de una forma práctica. Y sobre todo paciencia, conocerse y conocer al otro.

Gracias Jaime  Y ÁTAME CUANDO QUIERAS!