El sexo me causa estrés!

Ultimamente en mis años de Sexblogger y formador, he observado en mi entorno un ansia desproporcionada  por satisfacer al compañero sexual.

En mis talleres de felación y de sexo anal, una de las principales motivaciones de los asistentes era ser los mejores, pese a el propio disfrute de la persona que emite o propicia el placer.

En el ámbito masculino, bien sea gay o heterosexual, las propuestas son las mismas, moverse mejor, durar mucho antes de correrse, esperar a que su pareja llegue etc. Cosa que ahora mismo es un inconveniente con las expectativas que se forman alrededor del sexo y de la  práctica como tal.

Lo cual conlleva a un desempeño malo o inexistente ya que causa estrés pensar en cómo satisfacer, por eso os presento algunas recomendaciones para esas primeras veces o para aquellas personas que desean aprender desaprendiendo:

Conocer y explorar el cuerpo del compañero: es importante identificar las zonas erógenas de nuestro compañero, acompañado de besos, caricias además de uno que otro mordisco.

Evitar ir directo al grano: siempre digo que el sexo no es un guión, no vayamos directo a los genitales, eroticemonos nosotros mismos pensando en lo mucho que nos produce nuestro acompañante.

Tratar de tener sintonía sexual: si tú eres una persona kinestésica y tu acompañante va a saco, seguramente no será una buena experiencia, por lo tanto reconducir a tu acompañante a lo que quieres, consensuando prácticas que sean placenteras para ambos.

Evitar hacer cosas por complacer: si no quieres hacer sexo oral, o beso francés etc NO LO HAGAS, la persona que recibe la práctica siente tu incomodidad, por eso siempre digo que debes de erotizarte pensando en lo mucho que disfrutara esta persona, si no créeme que no será productivo.

Espero que os haya gustado!

Deja un comentario